miércoles, 10 de febrero de 2016

Precrastinación

Buscando entre los artículos The New York Times en Español, me encontré con  el que titulo ésta entrada. La Precrastinación es la necesidad de comenzar una tarea inmediatamente y terminarla tan pronto como sea posible; si eres precrastinador, el progreso es como tu oxígeno y la postergación se te convertirá en una agonía. Sin embargo de manera interesante Jihae Shin (profesora en la Universidad de Wisconsin) y quien fue estudiante de Adam Grant (escritor del presente artículo), comprobó que a un conjunto de personas que se les solicito que plantearan ideas de negocio y que previamente se les dió 5 min para jugar Solitario o Buscaminas, sus ideas fueron un 28% más creativas que los que iniciaron de inmediato con la actividad. Pero lo que hizo que fueran más creativos, no fue alguno de los dos juegos, resulta que pensaron en ideas más innovadoras cuando supieron de la actividad y después de la postergación. ¿Es entonces la Procrastinación un insumo para el pensamiento divergente
Cuando procrastinas, es más probable que dejes divagar a tu mente. Eso te da una mayor probabilidad de toparte con lo inusual y detectar patrones inesperados. Hace casi un siglo, el psicólogo Bluma Zeigarnik descubrió que la gente tenía mejor memoria de las tareas incompletas que de las completas. Cuando terminamos un proyecto, lo archivamos. Pero cuando se queda en el limbo, permanece activo en nuestra mente.
Lo anterior lo relaciono con lo expuesto por Edward de Bono en su Libro El Pensamiento Lateral "Se analizan las cosas que son insatisfactorias, cuando se llegue a un resultado positivo cesa. Se crea una necesidad de superarlas"
Es importante conocer que también hay una procrastinación destructiva, y es cuando se espera hasta el último momento para realizar algo, de allí el adagio "de correr sólo queda el cansancio". Hay que ser constante en lo que se quiere y saber administrar correctamente el tiempo (ver).
Fuente: nytimes